Fue una parda, no una frisona

Ésta es la foto testigo de la visita que nos hizo hace unos días, y por partida doble esta vaca. Nunca había visto una como ésta tan de cerca, y nunca me hubiera podido imaginar que encima poco después la estaría echando fuera como si fuera la perra Coloma. Digo una como ésta porque para un ignorante como yo en muchos temas, pero en la categoría vacuna en particular el vacío es absolutamente aterrador, no ha sabido hasta ahora que el tipo de animal que nos ayudó a cortar el césped a mordiscos había sido una vaca parda. Que se introdujo en el Pirineo proveniente de Suiza, y se fusionó con la vaca autóctona catalana a finales del siglo XIX. Según se detalla sobradamente a la web de la Federación Raza Bruna de los Pirineos, inicialmente fue una vaca “triple play”: es decir, para dar carne, leche y trabajo. Más adelante se convirtió en una raza de aptitud mixta, carne-leche, y en la actualidad se ha especializado en la producción de carne.

Sí que conocía a la otra vaca, marcada por su piel blanca y las clásicas manchas negras (o rojas), a pesar de que justo ahora acabo de aprender que pertenecen a la raza Holstein o Frisona, nombrada así por ser originaria de la región de Frisia, en los Países Bajos. Me ha picado la curiosidad el hecho de saber vía Wikipedia que precisamente esta región fue la primera entidad política internacional que reconoció la independencia de los Estados Unidos del mando británico el año 1782.

Estos días Oriol me ha explicado que durante la República española se hizo un esfuerzo considerable por fortalecer la presencia de la frisona a través de la importación de vacas provenientes de Europa con la intención de mejorar la producción y a calidad de la leche. Pero que con la llegada de la guerra civil y la posterior dictadura este proceso se dio prácticamente por cerrado y se presupone que hipotecó la evolución de este sector hacia niveles más importantes de los que ha podido conseguir hasta ahora.

Quizás hay margen de recuperación a raíz del interés de la China en incrementar de forma masiva el consumo interno de leche.

Bienvenidos en el mundo de las vacas… 🙂

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s