SL en Italia, en Japón… y en Catalunya?

 

En este blog ya se comentó el pasado mes de abril la iniciativa japonesa respecto del uso del software libre, en la que se irá implantando Linux a las escuelas a partir del próximo curso, coordinados a través del proyecto Open School Platform. Siguiendo esta misma línea, el gobierno nipón acaba de hacer público su compromiso de adoptar el Open Documento Formado (ODF) como estándar del sus documentos, con la intención de promover la interoperabilidad y la accesibilidad de la información.

Por otra parte leo en La Farga que el Parlamento italiano migrará a Linux sus equipos informáticos, un total de 3.500 ordenadores, con argumentos relacionados con el ahorro de costes, el pluralismo y la flexibilidad.

Siguiendo el hilo del mismo tema, hace poco más de una semana participé en Girona en una mesa redonda a las VI Jornadas de Software Libre que organizaba, como cada año, la Cátedra de Software Libre. El tema del debate se centró en las dificultades que tienen las administraciones públicas a la hora de implementar el SL. En la mesa, que moderó el maestro Valverde, coincidí con amigos de la STSI, del Departamento de Educación y del CTTI, con quién compartí trabajo hasta hace muy poco, y con quién conservo un respeto enorme por el trabajo que están haciendo, a pesar de las no pocas dificultades que tienen para sacar adelante sus proyectos.

Mi intervención se centró en cinco puntos básicos, presentados como un ejemplo de círculo virtuoso donde todos forman parte de un modelo global y en cierta manera retroalimentado. Son éstos:

Compromiso: simplificando mucho, quise decir que el software libre no tendría que ser una línea de acción aislada dentro de una administración pública, sino que tendría que formar parte de un modelo de país que fuera realmente ambicioso con las nuevas tecnologías y las TIC, donde se tuviera en cuenta la inversión en sociedad de la información y del conocimiento abierto y libre como uno de los puntos clave de éste y de los sucesivos gobiernos durante los próximos 20-30 años, empezando por las escuelas y acabando para las universidades, las empresas, las propias administraciones públicas y en definitiva la sociedad misma. Y que para hacerlo posible se necesita un apoyo político claro y potente, que sea capaz de encontrar las sinergias y el impulso necesarios, más allá de cualquier rivalidad partidista. Insisto en la simplificación de mi argumento a la hora de hablar de este punto, porque también es cierto que podríamos incluir que el mismo compromiso tendría que servir igulmente para impulsar una administración pública realmente operativa y mucho más ágil de lo que es ahora, reactivando procesos internos que acaben repercutiendo en el sector privado de una manera clara (concursos públicos, homologaciones de empresas, etc.).

Estrategia: muy ligada como es obvio al primer punto. Y una estrategia hecha con la ayuda y la opinión de los principales sectores y expertos en materia SIC del país y de fuera de él. Donde la economía y el modelo industrial tengan mucho que decir. Y donde se intentara aprovechar el buen trabajo que sobre este tema se haya podido hacer o se esté haciendo en estos momentos desde todos los ámbitos implicados. Y como propuesta para empezar, una bien sencilla: activar los mecanismos necesarios para salir de la manera más rápida posible de todos los estudios que nos sitúan en la cola de Europa en temas TIC (menos en móviles).

Tiempo: el necesario para poder realizar una buena estrategia y, seguramente lo más importante de todo, para poder ejecutarla más allá de los ciclos legislativos. Volviendo al caso italiano de antes, el primer movimiento partidario del uso del software libre dentro de la propia administración apareció hace siete años (siete años!) cuando miles de altos funcionarios, académicos y organizaciones de consumidores suscribieron una carta al ministro de Administraciones Públicas donde se consideraba excesiva la dependencia de la adminsitración italiana en Microsoft. O el caso de Extremadura, que expliqué en Girona, que ha necesitado 10 años por poder dar el salto de la experiencia de la implementación de Linux en las escuelas, para pasar a hacer una migración en todas las consejerías de la Junta de Extremadura, proceso en la cual se encuentran actualmente. Insisto, después de diez años de largo y duro trabajo, sostenidos por un fortísimo compromiso político y por una estrategia a largo plazo.

Recursos: pieza clave, sin duda. Recursos entendidos desde el lado presupuestario, por supuesto, pero también desde el lado de los recursos humanos. Las intervenciones de los ponentes de la mesa redonda de las Jornadas de SL dejaron claro la falta justamente de éstos últimos, vitales para poder realizar acciones sólidas, de larga duración y con un impacto real dentro del entorno a la administración catalana. No quiero pecar de injusto ahora diciendo que en la Generalitat no se hacen proyectos innovadores vinculados con las licencias y/o las tecnologías abiertas. Aparte de las acciones que coordina y la Oficina para el SL, el Departamento de Educación, con la Linkat, el Departamento de Presidencia, por ejemplo, o el de Justicia, con la publicación de la memoria del 2006 con licencia Creative Commons, pasando por la hoja de ruta coordinada por la STSI y el CTTI, o el proyecto Campus, la lista por lo tanto no está vacía. Pero personalmente creo que se echa de menos una línea continua y sopesada de recursos y de proyectos, que sean la consecuencia del compromiso político, de la estrategia y del tiempo suficiente y necesario que hemos hablado más arriba.

Comunicación: tanto dentro de la propia administración, como fuera. Dentro, activando los mecanismos de formación del personal, del trabajo más pausado posible donde tiene que recaer la gestión del cambio, hecha con una previsión a largo plazo y donde sólo quepa el modelo de implantación de éxito. Así como también generando debate y organizando sesiones dirigidas a los cargos con capacidad de decisión, desde el político hasta los cargos intermedios, con la intención de no crear nuevos ‘evangelizadores de Linux’, sino complementar su formación con los elementos necesarios para entender las principales implicaciones relativas al software libre y las licencias abiertas. Y a fuera, destinando recursos para vender la capacidad de un país de crear su propio modelo de país abierto e innovador, basándose en nuevas acciones o en aquéllas que ya hayan puesto a prueba en otros países, ya sean en las administraciones públicas, o bien en empresas -del tamaño que sean- y grandes corporaciones. Y siempre desde el mensaje positivo de la alternancia y de la capacidad de entenderse todas las plataformas tecnológicas, más allá del propio código fuente y su propiedad.
Comunicación posible sólo si se destinan suficientes recursos, tiempo para poder ejecutar las principales líneas de acción donde se ha basado la estrategia, que a su vez ha sido derivada desde el compromiso político, auténtica punta de lanza de una manera de entender la sociedad de la información y del conocimiento.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: